Cuando leer da hambre

Igual aún ni siquiera te había sonado el estómago. Quizá te dabas ya por saciado con el último bocado. Pero te vas a dar un paseo y ahí está. La revista Tapas llamando a tus colmillos más que cualquier escaparate de pastelería. Y tú, que no eres de contener la tentación, pues la compras, claro. Pero eso solo es el aperitivo, amigo. Aquí vienen 5 revistazas que no solo te harán chuparte los dedos para pasar de página.


Fuet es amor por la comida y la cocina. Amor. Amor del bueno. Y es que no es un querer y ya. Es querer porque me gustas, es querer porque disfruto contigo, es querer porque quiero seguir conociendo más de ti y es querer porque quiero crecer a tu lado. Fuet es la revista tupper. De esas que siempre quieres guardarte algo para más tarde.


Y aquí el James Bond culinario. Tapas puede despertarte las ganas de cocinar con un delantal de stormtrooper y hablarte de los mejores sándwiches de queso sin perder ni una pizca de elegancia. Eso sí, lo más apasionante de ella es la capacidad que tiene para que el comer no se quede en algo tan pequeño como una tapa.


Uf, esto sí que es una lectura peligrosa cuando tienes el epicentro de un tornado de apetito en la barriga. Huevos semicrudos chorreando, desayunos de otro planeta y un buen puñado de cócteles para la sobremesa. Que aproveche.


Si Punky Brewster supiese cocinar, esto es lo que escribiría. Recetas gamberras, fotografías eclécticas y viajes a los orígenes más profundos de los sabores. De aspecto teenager pero de reflexiones maduradas. 


Para no pestañear. De eso que compras una revista y hundes el hocico entre sus páginas para oler el papel. Pero no. Esta huele a café. Muelen las palabras y después las filtran para contarte absolutamente todo sobre este líquido tostado.


¿Tienes alguna revista más que devorarías? Cuéntanos en los comentarios. Bon apetit ;)