Saluda a tu nuevo mejor amigo, el açaí

Lo llaman superalimento y no es para menos. A nosotros nos tiene enamorados hasta la médula. Y bueno, vale, puede que nuestros orígenes brasileños jueguen a su favor, pero si somos tan fans de este fruto como para dedicarle un bar entero, es por muchas otras cosas más.

Antioxidante

Esta diminuta baya es pequeña pero poderosa. Contiene 33 veces más antioxidantes que la uva negra. Casi nada. Este alto contenido en antioxidantes convierte en verdad eso de “forever young”, ayudándonos también a combatir los radicales libres.
 

Chute de energía

El açaí contiene vitamina B, que hace que nuestro organismo gestione y aproveche mejor los nutrientes que ingerimos mediante los alimentos. En otras palabras, tenemos mucha más energía y por eso, esta fruta es una de las favoritas de los deportistas.
 

Defensas infranqueables

Y todavía más vitaminas: A y C. Éstas fortalecen nuestro sistema inmunológico (es decir, las defensas), estabilizan los radicales libres y actúan en la formación de glóbulos rojos.
 

Buena digestión

Esta fruta también va cargada de mucha fibra. Esto quiere decir que participa activamente en la salud de nuestro sistema digestivo. Y nos ayuda a no sentirnos hinchados gracias a su poder depurativo, que además colabora en la eliminación de grasas. Es por todo esto que en Brasil la utilizamos para tratar trastornos digestivos e incluso para mejorar algunas alteraciones de la piel.
 

Una mente maravillosa

El omega 3, 6 y 9 son ácidos grasos considerados esenciales por su contribución a funciones vitales del ser humano, sobre todo en la salud de nuestro sistema cardiovascular y cerebral. El problema es que nuestro organismo no los puede fabricar por sí mismo, pero no pasa porque podemos abastecernos de éstos de forma externa ingiriendo alimentos que nos los proporcionen. Y sí, de nuevo el açaí aparece en la lista de los favoritos.
 

Sayonara, colesterol

No es por su gran aporte de fibra, su efecto antioxidante y su alto contenido en omegas, que también. Pero aunque estos beneficios del açaí sean muy importantes para combatir el colesterol ya que ayudan a la absorción de las grasas, impidiendo que éste se forme; lo mejor de esta fruta es que es rica en proteína orgánica vegetal (contiene mucha más proteína que el huevo) así que no produce colesterol durante su digestión y además es más fácil de asimilar por nuestro organismo que la proteína animal.

Parece increíble que una minúscula fruta pueda ser tan beneficiosa para el cuerpo humano y todavía es más difícil de creer si te contamos que de una baya de açaí solo se aprovecha el 10% ya que el 90% restante pertenece a la semilla.

Además, el açaí no puede consumirse directamente una vez ha sido recolectado. Para poder disfrutar al máximo de todas sus propiedades es imprescindible asegurarse de que ha seguido el proceso de elaboración adecuado. Esto hace que nos encontremos con distintas calidades del producto que no aportan todas las mismas propiedades. Por eso, en Alma Libre somos tan minuciosos a la hora de escoger nuestra materia prima y sobre todo, a la hora de preparar platos con esta deliciosa baya. Pásate a probar alguno de nuestros bowls y dale una merecida bienvenida a esta fruta en tu vida.